escucha el vivo

Instalar Flash Player

estudio de radio

estudio de radio

viernes, 14 de junio de 2013

Corazon y de Padre Corazon de Hijo



devocional_padres¿Cuántos de nosotros hemos sentido el anhelo de ser padres? ¿Quienes hemos tenido esa chispa que brota en el corazón por el deseo de tener hijos al ver una familia caminando con sus niños?
Pero para poder tener un corazón de padre hay que tener primero un corazón de hijo.

En Proverbios 4:1, 3 dice: “Oíd, hijos, la enseñanza de un padre; estad atentos para adquirir entendimiento. Pues yo también fui hijo de mi padre.”
Para poder darles a nuestros hijos buenos consejos y enseñanzas, primero hay que aprender a recibirlas de nuestros padres.

Para poder dar amor a los hijos que anhelamos tener algún día, primero hay que aprender a recibir amor de nuestros padres y de los que nos rodean, aún cuando sea difícil y tengamos que abrir nuestro corazón.

Si como hijos escuchamos las palabras sabias de nuestros padres, nuestros hijos escucharán también las nuestras.

Si como hijos valoramos y disfrutamos el tiempo con nuestros padres, nuestros hjos también le darán valor al pasar tiempo con nosotros.

Si aprendemos a recibir reprensión y castigo de nuestros padres, nuestros hijos aprenderán a dar fruto de obediencia.

Si tenemos el corazón de un hijo, podremos dar el cuidado y la protección de un padre.

Si aprendemos a perdonar a nuestros padres, aprenderemos a perdonar a nuestros hijos y amarlos en todo tiempo.

Si hoy buscamos el calor y la armonia en nuestra familia, amigos, seres queridos, nuestros hijos buscaran el calor en nosotros como padres.

Si hoy le damos prioridad en nuestra vida a Dios como nuestro padre, nuestros hijos también tendrán a Dios como prioridad.

Si tu anhelo es tener hijos, confía en Dios, y Él hará, pero primero honra a tu padres con todo tu corazón. (266)


6 Respuestas a “Corazón de Padre y Corazón de Hijo”

jueves, 13 de junio de 2013

Amigo de Dios



devocional_amigodeDiosLa palabra de Dios nos muestra que Dios era amigo de Abraham. También nos muestra que Dios es nuestro amigo. Pero lo fascinante es que dice que Abraham era amigo de Dios. ¿Qué significa ser amigo? Ser amigo no sólo es una definición de varias palabras; ser amigo se demuestra por medio de las circunstancias. Ser amigo es de hechos, no de palabras.

El que Dios sea nuestro amigo significa que:
El es fiel, nunca nos abandona y está ahí cuando lo necesitamos. Nunca nos defrauda.
¿Pero nosotros le somos fieles a Él? La palabra de Dios dice; “…En lo poco fuiste fiel, en lo mucho te pondré. Entra en el gozo de tu Señor…” ¿Le somos fieles solamente cuando tenemos problemas y enfermedades? ¿O también cuando nos va bien? La fidelidad, la gracia, el amor y la misericordia de Dios son infinitas.

Nunca dudes de su fidelidad. Él siempre va a estar contigo. Nunca te va a desamparar. “No temas, porque yo estoy contigo. No desmayes porque yo soy tu Dios que te esfuerza. Siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” Isaias 41:10
“…Se fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida…”.
Los amigos te pueden decepcionar. Los amigos te pueden dar la espalda cuando más los necesitas. Pero Jesucristo nunca te dará la espalda. Al contrario, Él está con los brazos abiertos diciéndote: “…Ven a mi, yo soy tu Salvador…”.

El que Dios sea nuestro amigo, también significa que Él nos dice cómo es, cómo piensa, nos describe su personalidad y su escencia. El nos platica, nos cuenta acerca de si mismo. Un amigo, un verdadero amigo siempre se va a abrir y te va a contar acerca de él. No un conocido, porque los conocidos solo te dicen lo superficial. Dios confía en ti, y por eso te revela por medio del Espíritu Santo acerca de Él. Podrás pasar toda tu vida y nunca llegarás a conocer completamente a Dios porque día a día aprendes nuevas cosas de Él que llenan tu vida. Un amigo confía en ti y te cuenta cosas suyas.

¿Pero le cuentas cosas tuyas a Dios? ¿Le platicas cómo eres, qué es lo que piensas, que sientes. ¿Le cuentas a Dios por lo que estás pasando? ¿Le dices de cómo te fue este día o cómo te fue durante la semana? ¿Estás siendo tú amigo de Dios? Él quiere y anhela que tú también confíes en Él y que seas amigo de Él así como lo fue Abraham.
Por medio de la oración le platicamos a Dios de nosotros.

En vez de usar un diario y escribir todo acerca de ti, ¿por qué mejor no se lo dices a Dios?
ÉL SÍ TE VA A ESCUCHAR. Un papel no. ¿Quiéres conocer a Dios? ¿Quiéres saber cómo es ese amigo Fiel y Verdadero que es Jesucristo? La biblia dice y te muestra al verdadero Dios.

Un amigo siempre te va a decir la verdad, aunque te duela.

La palabra de Dios es verdad. La palabra de Dios “…Es como espada de dos filos que penetra el alma y el espíritu…” Es la verdad que te dice por dónde vas y te muestra el verdadero camino. Jesucristo es el camino, la verdad, y la vida. Nadie llega a Dios sino por Él. Dios te dice la verdad. ¿Por qué no le dices tú también a Dios cuál es la verdad en tu vida? Por qué no le dices que la verdad es que lo necesitas, dile que verdaderamente por ti mismo y por tus propias fuerzas ya no puedes solo, que necesitas de Él, de su amor y su perdón. Dile que la verdad es que… Él es tu única esperanza.

Un amigo se puede pasar hasta la cocina y abre el refri. ¿Por qué no haces lo mismo?
Dios también tiene un refri, y bien grande !! =) para todos !!! Un refri lleno de bendiciones, de alimento para tu alma y espíritu. Pásate hasta la cocina !!! Ten confianza y toma de todo lo que Él quiere darte para suplir tus necesidades.

El que Dios sea tu amigo significa que: Él siempre te ayuda.
Cuando necesites, Él siempre va a estar ahí. Como dicen,
“Te tira una esquina”. Dios es más grande que los problemas. Aún en medio de la tormenta Él te sostiene. “Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza; nuestro pronto auxilio en la tribulación”. Él siempre te va a dar la mano. Si confías y permaneces en Él, Él concede las peticiones de tu corazón.

De que Dios te ayuda, no hay duda, porque Él es tu amigo.
¿Pero tú también pones de tu parte? El dice que la mies es mucha y que los obreros son pocos.. ¿Vas tu a la mies? Él quiere que tú compartas de su palabra con los demás. Que así como Él te ayuda en tus necesidades, tú ayudes a otros que también tienen necesidad de Jesucristo. Necesidad de oír de su amor; que necesitan de su perdón y salvación. Nos dice: “Por cuanto a uno de estos ayudaste, a mi también ayudaste”…

Él es nuestro amigo fiel. Busquemos también a Dios como nuestro mejor amigo y seamos amigos de Él en todo tiempo. (278)